Problemas de pareja ocasionados durante la cuarentena por coronavirus.

La preocupante tasa de contagios por coronavirus ha provocado el progresivo cierre de zonas de ocio, centros educativos y puntos de venta, de manera que la mayor parte de la sociedad se encuentra en cuarentena, encerrados en sus domicilios. Esta situación origina no pocos problemas de pareja motivados en unas ocasiones por la convivencia forzada y en otros por la separación de las parejas.

La cuarentena por coronavirus.

En primer lugar, hay que indicar que un exceso de convivencia puede incrementar los roces y hacer que se magnifiquen los desencuentros. Esto se debe a la dificultad para poder emplear los recursos de gestión emocional a los que se está acostumbrado, al encontrarse muchos de estos en el exterior (p. ej. salir a despejarse, quedar con los amigos o realizar actividades en centros de ocio). De hecho, se ha observado que el aislamiento puede dar lugar a lo que se conoce como la fiebre de la cabaña. Este término se acuñó por primera vez durante el S. XX para describir el estado mental ocasionado por meses de aislamiento social y el confinamiento forzoso que experimentaban las personas que vivían en el norte de EE.UU. y Canadá durante las oleadas de frío invernales.
Los síntomas principales son el aburrimiento y el desasosiego, los cuales conducen a la insatisfacción (por la necesidad insatisfecha de romper la rutina) e irritabilidad, de manera que, a largo plazo, pueden terminar afectando al estado emocional del individuo, allanando el camino a una posible depresión o al consumo de alcohol y drogas como forma de evadirse de la situación actual.
Evidentemente, la cuarentena no afecta en la misma medida a todo el mundo, ya que influyen numerosos factores como el tamaño y las condiciones de la vivienda, el hacinamiento, la posibilidad salir un rato, si se ha establecido una rutina monótona o si no se tiene rutina, si se está en compañía o en solitario, etc.

Problemas de pareja.

Todos estos factores determinarán el grado de afectación a nivel psicológico (el cual se puede mejorar siguiendo las pautas expuestas en anteriores entradas sobre cómo gestionar el miedo al coronavirus o cómo hacer frente a la ansiedad por coronavirus).
No obstante, los problemas derivados de este estado anímico debido a la situación actual no sólo tienen repercusiones a nivel individual: se trata de un periodo de riesgo para la convivencia y la estabilidad de las parejas.
Tanto es así que ha habido una oleada de divorcios en China. Esto no es de extrañar, ya que los periodos en los que hay más divorcios son tras las vacaciones de verano y de Navidad.Esto se debe a que se convive durante más tiempo, haciéndose más molestos aquellos defectos en los que antes no se reparaba debido a la falta de tiempo. Además, se trata de periodos donde las parejas precisan llegar a más acuerdos, ya que no hay una rutina establecida ni posibilidad de evitar realizar ciertas actividades excusándose en los quehaceres diarios.

El excesivo tiempo de convivencia origina problemas de pareja

(1) – El excesivo tiempo de convivencia puede causar problemas de pareja

Recomendaciones psicológicas para evitar los problemas de pareja durante la cuarentena compartida.

Evitar los problemas de pareja durante la cuarentena no siempre es fácil. Sin embargo, tener en cuenta una serie de recomendaciones psicológicas hará posible una convivencia más sana durante este periodo de confinamiento domiciliario.

Convertir el reto en oportunidad.

Aprovechar la ocasión para fortalecer la compenetración y el apoyo mutuo. Reforzar la comunicación e intimidad pasando más tiempo juntos. Vivir centrados en la propia relación, disfrutando del mero hecho de hacerse compañía y no tanto de las actividades que pueden hacerse en común.
Así, el expresar las propias emociones abiertamente, además de ayudar a normalizar la situación, afianzará la unión de la pareja, que aprenderá a gestionar sus problemas conjuntamente, adquiriendo con ello nuevas habilidades de afrontamiento.

Plantearse el punto en el que está la relación, pero sin tomar decisiones definitivas.

Es importante reflexionar sin dramatizar. Considerar aquello que no funciona en la relación, pero enfatizando también en lo que sí funciona y une como pareja. Evidentemente, el momento vital que estaba atravesando la relación antes de la cuarentena es de gran importancia, ya que las actuales circunstancias pueden potenciar las crisis y conducir a la pareja a una situación delicada e inestable.

Comunicarse de forma explícita.

Tener en cuenta que la pareja no tiene por qué conocer las necesidades del otro si éste no se las ha expresado. Recordar que el objetivo de comunicarse es llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes -no imponerse o ver quién tiene razón-, resultando importantes tanto la forma como el contenido, pues el respeto y la serenidad son valores apreciados por todos. Durante este periodo es recomendable aprovechar el tiempo libre para comunicarse más con la pareja. Expresar las propias inquietudes y sentimientos sin caer en la exigencia, el reproche o el juicio, lo cual puede percibirse como un menosprecio o invalidación de sentimientos, desencadenando un conflicto absurdamente.

Evitar discusiones innecesarias.

Hay que tener en cuenta que cualquier confrontación emocional hará más crítica la convivencia, ya de por sí complicada por la imposibilidad de salir del propio entorno. Por ello, se aconseja evitar aquellos temas que probablemente provocarán enfrentamientos y discusiones. Es conveniente realizar ciertas concesiones (sin ceder en lo esencial).
Pararse a pensar durante unos segundos antes de contestar. En los casos más extremos, pedir dejar la discusión para otro momento en el que ambos estén más calmados. Buscar un momento de soledad y tranquilidad para pensar, pueden ser pautas a aplicar en caso de que se vaya a comenzar una discusión.

Discusiones en la pareja provocadas durante la cuarentena

(2) – Discusiones en la pareja provocadas durante la cuarentena

Gestionar los conflictos comprendiendo la situación actual.

Cuando no se abordan los conflictos abiertamente pueden acabar acumulándose y enquistándose. Esto deteriora lentamente la relación y terminar generando grandes discusiones. Dada la situación actual, hay que procurar solucionar el problema ese mismo día. Si es necesario se puede dejar un tiempo para reposar la discusión. Para ello, debe aclararse lo sucedido, exponiendo ambos miembros su punto de vista de manera asertiva. Se debe especificar la situación que ha generado malestar y sugerir posibles soluciones al problema. En este espacio para hablar sobre la situación que les separa, es importante acordar previamente que en caso de sentirse emocionalmente desbordados se pospondrá el tema.

Distribuir las tareas de manera equitativa.

Es momento de trabajar unidos, como un equipo, procurando el bienestar de todos los miembros de la familia. No hay que dejarse llevar por el egoísmo o la pereza y permitir un mayor descanso al más vulnerable. También es conveniente no caer en discusiones relacionadas con quién dedica más tiempo al trabajo o al cuidado de los hijos, ya que cada uno cuenta con una disposición y capacidad diferentes. Acordar los horarios y rutinas en el hogar (p. ej. tiempo para realizar las tareas, horarios de comida o tiempo de ocio y ejercicio) es una forma de comprometerse y responsabilizarse con lo pactado, no obstante, hay que procurar mantener cierta flexibilidad.

Tener momentos de privacidad y respetar el espacio de la pareja.

El estar pasando la cuarentena en pareja no quiere decir que no se pueda disfrutar de momentos de soledad o actividades no compartidas. Cualquier relación sana permite estos espacios de esparcimiento individual, a fin de tener libertad para poder desarrollar sus propias aficiones, mejorando con ello su propio estado anímico y reduciendo su nivel de estrés.

Prestar atención a la pareja.

Si bien es cierto que la convivencia no ha de tornarse en una simbiosis, es importante pasar tiempo con la pareja compartiendo risas, charlas y aficiones, intentando hacer cosas nuevas. Esto resulta fundamental en cualquier relación, ya que la falta de atención se interpreta como desinterés, lo cual irá lacerando la relación silenciosamente, pues la inactividad, la soledad y la falta de atención son frecuentes en las relaciones que naufragan.
En este sentido, es habitual que el exceso de trabajo y el cuidado de los hijos haga que la pareja descuide las necesidades del otro y de la relación. Por ello, es recomendable sacar una hora diaria para pasar tiempo con la pareja, pudiendo utilizarla para compartir abiertamente las propias emociones o realizando actividades de ocio conjuntas.

Es importante prestar atención a la pareja

(3) – Es importante prestar atención a la pareja y compartir emociones.

Realizar comentarios positivos y ser agradecido.

Con el paso del tiempo, las parejas pueden dar por sentado que no hace falta agradecer ciertos comportamientos o recordarle a su pareja lo mucho que la aprecia, pero es importante recordar que ninguna relación puede sobrevivir cuando uno se siente más criticado que halagado.
Para estimular el deseo de continuidad en la relación, es recomendable manifestar lo orgulloso se siente del otro y de su relación, elogiando la personalidad del otro y sus esfuerzos por mejorar la relación (p.ej. “lo he pasado genial, sé que te lo has quitado de tu tiempo”), así como su influencia en el crecimiento personal del otro, sin caer en la exageración.

Proporcionar apoyo emocional.

No es el momento de reprochar actitudes del pasado o de hacer hincapié en los defectos de la pareja. Brindar apoyo emocional y ser comprensivo siempre resulta altamente positivo, especialmente en las actuales circunstancias, donde faltan espacios individuales y las relaciones sociales son más distantes.
En el caso de que la pareja se encuentre desesperada, angustiada o deprimida debido al cambio en el estilo de vida, es fundamental no cuestionar su actitud e intentar que adopte otra menos evitativa o ensimismada. Para despertar sentimientos positivos que mantienen a la pareja unida y animar a la pareja se puede recurrir a recordar símbolos entrañables de la relación (recuerdos, actividades, palabras, objetos, gestos…).

Dar importancia a la sexualidad.

Es natural que la pasión disminuya con el paso del tiempo, pero es importante no caer en el abandono e intentar despertar el deseo probando cosas nuevas para que la relación de pareja no se torne en una mera convivencia. No tiene que volverse una obligación, pero es recomendable aprovechar la ocasión para buscar el erotismo en la pareja a través de las caricias y de la expresión de sentimientos.
Conviene señalar que la sexualidad no comprende únicamente las relaciones sexuales, sino que se trata de buscar esa intimidad que alimenta una conexión emocional que une más que el acto sexual.

Desarrollar la creatividad.

El hecho de no poder salir de casa o ir a centros de ocio no implica que la relación deba dejarse llevar por la monotonía que puede ocasionar la rutina. Tener detalles con la pareja y darle alguna sorpresa (p. ej. preparar una cena especial, recrear una cita o arreglarse más para pasar un rato juntos) son claves para hacer más llevadera la situación y poder seguir enriqueciéndose como pareja. De esta manera, la relación se verá beneficiada, ya que, aunque estos detalles puedan parecer banales, mejoran la calidad de vida.

Desarrolla la creatividad durante la cuarentena

(4) – Desarrolla la creatividad: Una cena romántica con tu pareja

Recomendaciones psicológicas para las parejas que pasan la cuarentena separadas.

Los problemas de pareja, en otras ocasiones,  aparecen cuando, debido a la cuarentena por coronavirus, los miembros de la pareja se encuentran separados en distintos domicilios y no tienen la posibilidad de estar juntos.

  • Reflexionar sobre el futuro de la relación: Tomar conciencia de los puntos fuertes de la relación y de los defectos de la misma para valorar el estado del propio vínculo y si la forma de ser del otro se adecua a sus necesidades. Una relación ha de aportar seguridad y generar satisfacción emocional, resultando positiva y enriquecedora.
  • Mantener el contacto sin caer en la desidia: El hecho de estar en cuarentena no implica que uno no pueda planificar y acordar momentos de intimidad a través de las nuevas tecnologías. Es importante continuar cuidando la relación y favoreciendo los momentos de compenetración: es un buen momento para hablar sobre el futuro de la relación, ya que hará que éste sea visto con ilusión. Hay que recordar que no es necesario tener al lado físicamente a alguien para sentir que está presente.
  • Aprovechar para trabajar las propias inseguridades: Ver la separación como una ocasión de enfrentarse a los propios miedos e inseguridades. De esta manera, la separación servirá como una oportunidad para desarrollar la autonomía y trabajar la dependencia emocional que muchas veces se tiene sin darse cuenta. Así, el fin de la cuarentena traerá consigo un cambio en la concepción de la relación. Ésta ya no será vista como una necesidad exigente, sino como una decisión consciente de compartir el propio crecimiento y alentar el del otro.

Separación durante la cuarentena por el coronavirus

(5) – Separación de la pareja durante la cuarentena por coronavirus


 

La violencia de género durante la cuarentena.

Desgraciadamente, las actuales circunstancias de aislamiento social, unidas al aumento del tiempo de convivencia del agresor con la víctima, han provocado que la violencia doméstica se haya disparado. Por ejemplo, en Francia se ha registrado un incremento del 30% de casos de violencia doméstica. También han aumentando alrededor del 34% de denuncias de violencia de género en dicho país. Por ello, se exponen a continuación una serie de medidas de autoprotección para la cuarentena con un posible agresor:

  • No quedarse a solas con el agresor. Procurar estar acompañada por otras personas o con los hijos.
  • Evitar los conflictos. No responder a gritos ni a amenazas veladas. Esto aumenta la agresividad y la violencia se prolongaría más tiempo del habitual debido a que la situación no se vería interrumpida por las circunstancias de la vida diaria (p. ej. salir a trabajar o llevar a los niños al colegio).
  • No discutir en la cocina ni encerrarse en un lugar aislado. Impedir en la medida de lo posible que las discusiones tengan lugar en la cocina. Esto es debido a  que muchos utensilios pueden ser empleados como armas. En caso de necesitar alejarse, es conveniente encerrarse en una habitación con pestillo, ventana y acceso al teléfono para poder avisar sobre lo que ocurre.
  • Tener siempre un teléfono a mano. Así será más rápido pedir ayuda a las autoridades o explicar la situación actual a los conocidos. Asimismo, se recomienda guardar un número preferente de marcación rápida para utilizarlo en caso de emergencia.

Servicios esenciales de ayuda durante la cuarentena.

Desde la declaración del estado de alarma por coronavirus en España, han aumentado las llamadas al 016, aunque ha disminuido el número de denuncias. Esto último se debe a la desinformación sobre el actual funcionamiento de los servicios disponibles y a la percepción de que la cuarentena impide salir de la relación. Cabe destacar que siguen operativos los servicios esenciales durante el estado de alarma, de manera que, en caso de sufrir algún tipo de maltrato es posible:

  • Llamar al teléfono especializado en asesoramiento jurídico y psicológico a la mujer maltratada: 016, disponible las veinticuatro horas, es gratuito y no deja rastro en la factura.
  • Llamar a emergencias gratuitamente: 112, 091 (Policía Nacional) o 062 (Guardia Civil).
  • Enviar una alarma con geolocalización en caso de agresión a ALERTCOP, la aplicación móvil de la policía.
  • Acudir presencialmente a denunciar la situación a la comisaría, ya que tanto los juzgados especiales de violencia de género como los centros de acogida a mujeres maltratadas siguen activos.
  • Para más información (preguntas sobre la custodia y el estado de alarma, solicitar un refugio para que la mascota no permanezca con el agresor en caso de abandonar el domicilio, gestionar cita con el SEPE, etc.).

Dónde buscar ayuda ante situaciones de violencia de género durante la cuarentena en otros países latinoamericanos (Chile, Colombia, Uruguay, Argentina, México, Perú).

Violencia sexual contra la mujer

(6) – Violencia contra la mujer durante la cuarentena por coronavirus.

Referencias bibliográficas.

  • Alcolea, R. (2020). Parejas separadas durante el confinamiento: ¿puede la distancia enfriar el amor? ABC. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.
  • Coronavirus: qué es la “fiebre de la cabaña” y cómo combatirla. (2020). BBC. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.
  • García, J. M. (2020). Cómo sobrevivir al confinamiento por coronavirus sin divorciarse. La Vanguardia. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.
  • Gil, I. (2013). Quince reglas muy sencillas para tener una relación de pareja perfecta. Alma, Corazón, Vida. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.
  • Kohan, M. (2020). ¿Cómo denuncio malos tratos si estoy en cuarentena con mi maltratador? Público. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.
  • Niven, D. (2003). Los 100 secretos de las parejas felices. Bogotá: Grupo Editorial Norma.
  • Orbe Valls, M. V. (2019). Taller sobre la convivencia en pareja: Compatibilidad y gestión de conflictos. Trabajo final de máster, Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP), Madrid.
  • Ruiz, M. y Amara, H. (2019). Los siete secretos de las relaciones sanas y felices. Madrid: Urano.
  • Zuil, M. (2020). El confinamiento pone a prueba a las parejas: “Empezar una bronca ahora es suicida”. El Confidencial. Recuperado el 14 de abril de 2020 de: Enlace.

Autor.

Mª Victoria Orbe Valls es psicóloga general sanitaria. Está graduada en Psicología por el CES Cardenal Cisneros (Universidad Complutense de Madrid), cuenta también con los másteres de Psicología General Sanitaria (Universidad Antonio de Nebrija) y Sexología Clínica y Terapia de Parejas (Instituto Superior de Estudios Psicológicos), así como con formación en Mindfulness y grafopsicología. En la actualidad compagina su actividad como psicóloga con la divulgación científica. Es colaboradora en el Blog de Nuestro Psicólogo en Madrid

Otros artículos del mismo autor.

 

Galería de imágenes.

 

Artículos relacionados.